Ir al contenido
logo-Pascual-Digestivo-blanco
941 270 100

Enfermedades del aparato digestivo

Es importante destacar que esta descripción es general y que cada enfermedad puede variar en términos de síntomas, diagnóstico y tratamiento. Si tienes alguna preocupación o sospecha de alguna de estas enfermedades, te recomendaría buscar atención médica profesional para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Es un trastorno en el cual el contenido ácido del estómago regresa hacia el esófago, causando síntomas como acidez estomacal, regurgitación y dolor en el pecho. Puede ser causado por el debilitamiento del esfínter esofágico inferior o por un aumento en la presión sobre el estómago.

Es una enfermedad inflamatoria crónica del esófago que se caracteriza por la presencia de un número elevado de eosinófilos en el tejido esofágico. Los síntomas incluyen dificultad para tragar, dolor en el pecho, acidez estomacal y vómitos.

La dispepsia funcional se refiere a la presencia de síntomas digestivos como dolor o malestar en el abdomen superior, sensación de plenitud después de comer o náuseas, sin que exista una causa orgánica identificable. La dispepsia orgánica se produce cuando hay una causa física subyacente, como una úlcera péptica o enfermedad del hígado.

Es una enfermedad crónica inflamatoria intestinal que puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano. Se caracteriza por la inflamación y ulceración de la pared intestinal, lo que puede causar síntomas como diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso y fatiga.

Es una enfermedad autoinmune en la que el consumo de gluten, una proteína presente en el trigo, la cebada y el centeno, desencadena una respuesta inmune en el intestino delgado. Esto puede causar daño en las vellosidades intestinales y dificultar la absorción de nutrientes. Los síntomas incluyen diarrea crónica, pérdida de peso, dolor abdominal y fatiga.

Es una enfermedad crónica inflamatoria intestinal que afecta principalmente al colon y al recto. Se caracteriza por la presencia de úlceras en la mucosa del colon, lo que puede causar diarrea con sangre, dolor abdominal, pérdida de peso y fatiga.

La intolerancia a la lactosa se produce cuando el cuerpo no produce suficiente lactasa, la enzima necesaria para digerir la lactosa, el azúcar presente en los productos lácteos. La intolerancia a la fructosa se refiere a la dificultad para digerir la fructosa, un tipo de azúcar presente en muchas frutas y alimentos procesados. Ambas intolerancias pueden causar síntomas digestivos como hinchazón, gases, diarrea y dolor abdominal.

La diarrea se caracteriza por heces sueltas o líquidas, generalmente debido a infecciones, intolerancias alimentarias o trastornos intestinales. El estreñimiento se refiere a la dificultad para evacuar regularmente y puede ser causado por una dieta pobre en fibra, falta de actividad física o problemas estructurales del intestino.

Se refiere a la inflamación crónica del hígado, generalmente causada por infecciones virales (hepatitis B, C, etc.) o por el consumo excesivo de alcohol. Puede provocar daño hepático progresivo, cirrosis y mayor riesgo de cáncer de hígado. Los síntomas pueden incluir fatiga, ictericia, pérdida de apetito y dolor abdominal.

Las enfermedades del páncreas pueden incluir la pancreatitis (inflamación del páncreas), tumores pancreáticos (como el cáncer de páncreas) y la diabetes. Los síntomas pueden variar, pero comúnmente incluyen dolor abdominal, pérdida de peso, problemas digestivos y alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre. El tratamiento dependerá de la enfermedad específica y su gravedad.

Financiado por la Unión Europea - NextGenerationEU
logo-Europa-NextGenerationEUlogo-plan-recuperacion
Copyright © 2024 Pascual Digestivo - Diseño mastres.com
cross